GESTION AMIGABLE DE LA SALUD: G. A. S. Blog´s

.. x una Gestión5ngestión ..

8 de Marzo: Día de la Mujer Trabajadora


Con la incorporación de las mujeres al mercado laboral las mujeres están asumiendo multiplicidad de roles y una doble o triple jornada laboral. Esta sobrecarga de funciones impide el normal acceso de las mujeres a puestos de poder y toma de decisiones lo que conlleva un dominio simbólico de lo masculino en todos los sectores afectados: formación, investigación, asistencia, gestión y comunicación en el sistema sanitario.
En España, en la Universidad las mujeres ocupan puestos de menor rango que los hombres. Por término medio, en ciencias de la salud, una mujer de cada 8.5 titulares llegará a ser catedrática, mientras que lo consiguen uno de cada 2.3 hombres. Además su presencia en los órganos de representación es minoritaria. Prácticamente existe una ausencia de mujeres rectoras y una tímida presencia en los vicerrectorados.
También existe una menor presencia de mujeres en las revistas sanitarias especializadas como autoras o formando parte de comités de redacción y revisión. En España son excepcionales las revistas dirigidas por una mujer (3 de 172), pero empiezan a ser minoritarias (25,6%) las revistas que no han integrado ninguna mujer en su comité directivo central.
La situación en el Sistema Sanitario es parecida: concentración de las mujeres en los puestos de trabajo menos valorados y menor presencia en los puestos y especialidades más reconocidas así como en los cargos directivos y de responsabilidad. En el Servicio Andaluz de Salud en el año 2007 el 68% del personal sanitario eran mujeres, y sólo ocupaban el 34% de los cargos directivos.
El porcentaje aproximado de mujeres en las juntas directivas de sociedades profesionales sanitarias es del 33,2%, lo que supone una infrarrepresentación de las mujeres, especialmente en algunas especialidades en las que son mayoría.
Las estadísticas recientes a nivel mundial muestran que las mujeres continúan aumentando su participación en los puestos gerenciales, pero esta tasa de progresión es lenta, irregular y a veces desalentadora para las mujeres, quienes encuentran obstáculos en su desarrollo profesional.
La regla empírica suele ser siempre la siguiente: cuanto más alta es la jerarquía institucional, menos mujeres hay.

No comments yet»

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: