GESTION AMIGABLE DE LA SALUD: G. A. S. Blog´s

.. x una Gestión5ngestión ..

Archivo para Sin categoría

SAS: De la Teoría a la Práctica

El pasado ocho de abril terminó el plazo para entregar la solicitud de destinos de la Oferta Pública de Empleo de Médicos de Familia del SAS de 2007. Me gustaría hacer referencia a varios aspectos de este proceso que no me parecen adecuados ni justos.

En primer lugar aparece una nueva modalidad de plaza denominada “Dispositivo de Apoyo” que no depende de una Zona Básica sino de un Distrito. En estas plazas no están definidas las funciones que los médicos van a desempeñar. Nadie sabe responder a preguntas como: ¿cuál va a ser la jornada laboral en estos puestos?, ¿en que va consistir el trabajo?, ¿urgencias, sustituciones, guardias,…?, ¿se va a trabajar siempre en el mismo centro o va a suponer un continuo movimiento por los distintos centros del distrito? En principio, ante estas dudas sin resolver, parece que van a ser unas plazas de médicos para todo con el riesgo de convertirse en médicos de segunda.

En segundo lugar, las plazas de EBAP ofertadas corresponden a una Zona Básica pero no se especifican cuáles son las plazas dentro de ella. Esto supone que dentro de una misma zona existen consultorios que distan del centro de salud de referencia unos cuarenta minutos. No es lo mismo elegir una plaza sabiendo que se trata de un puesto en un Centro de Salud de un núcleo de población más o menos grande, en el que trabajan otros profesionales, con medios diagnósticos, posibilidades de investigación y docencia y cercanía al hospital de referencia, que elegir otra en un consultorio de un municipio aislado, con un acceso difícil al hospital o al centro de salud, en el que con suerte se puede contar con la compañía de una enfermera y que supone hacer un montón de guardias porque no hay personal para cubrir todos los días. No digo que uno sea mejor que otro pero sí que deberíamos tener la opción de elegir.

No sé muy bien porque se ha planteado la solicitud de destinos de esta manera. Puede que sea una estrategia para evitar que queden plazas en zonas distantes sin cubrir. Si es así, me parece poco honesto por parte de la dirección del SAS. Si es necesario cubrir plazas lejanas y poco atractivas me parece más justo con los profesionales plantearlo abiertamente, y conseguir que esas plazas cobren atractivo dotándolas de incentivos y condiciones laborales apetecibles .
Si la oferta de destinos se ha hecho de esta manera de forma involuntaria, entonces pienso que el equipo responsable debería reflexionar acerca de este error y debería procurar incluir en su organización a alguna persona en contacto con la realidad que sea capaz de ponerse en la piel de los más de 1400 profesionales que se han visto obligados a solicitar destinos bajo esta incertidumbre.

En tercer lugar, también quería mencionar el papel que los sindicatos han jugado en este proceso, aceptando esta situación sin esforzarse por conseguir más información. Creo que el trabajo que hemos hecho muchos de nosotros en calcular distancias, llamar a los centros y conseguir la información que la administración no ha dado, debería haber sido llevado a cabo por ellos.

Todo esto ha supuesto que los médicos y médicas que han superado este proceso de selección, preparados, ilusionados con la posibilidad de poder tener por fin, una plaza que les permita trabajar en mejores condiciones de lo que venían haciéndolo hasta ahora, han tenido que arriesgarse a solicitar destinos sin saber dónde ni cómo acabarán. Me parece una falta de respeto y de honestidad con personas comprometidas con su trabajo que llevan muchos años de estudio y preparación y a los que la administración debería cuidar y mimar en vez de ignorar.

No me imagino a un especialista solicitando destino sin saber de qué hospital se trata. El propio sistema es el primero que menosprecia a la Atención Primaria y a sus profesionales.

Me he visto afectada por esta situación a la vez que tengo la oportunidad de aprender un poco de gestión y, si algo me va quedando claro, es que en gestión hay muchas palabras bonitas y buenas intenciones que corren el riesgo de quedarse en eso y no convertirse en realidades.

En mi opinión, la administración debería empezar por tener una actitud coherente y respetuosa para tener credibilidad entre sus profesionales y conseguir que participen y se impliquen en el diseño y consecución de unos objetivos comunes dirigidos a mejorar la salud de la población.

¿Gestión participativa por objetivos? Muy atractivo pero hoy me suena a ciencia ficción.

NEGOCIO DE LA SALUD

La salud en México es un negocio redondo. Los principales actores son:

1. Laboratorio Farmacéutico
2. Mayorista
3. Farmacia
4. Representante Médico
5. Médico de aseguradora
6. Aseguradora
7. Bancos (que también pudiera ser un hospital, un centro de salud, una empresa, etcétera).

Y todos ganan. Algunos muchos más que otros, pero todos sin excepción tienen beneficios económicos adicionales por prácticas que parece se hacen fuera de la ley. Considero que esta es una de las razones por las cuales el sistema sanitario mexicano en un alto porcentaje es manejado por el sector privado. Usted juzgue.

1. LABORATORIO FARMACÉUTICO. Elabora el fármaco y lo comercializa. Ha hecho un estudio de mercado y determinado cual es su mejor estrategia de venta. Tiene un presupuesto para invertir y su lucha principal es tener la mayor participación de mercado posible para lo que debe de enfocarse en ganarle en ventas a fármacos de la misma familia terapéutica.
2. MAYORISTA. Evita que el laboratorio farmacéutico distribuya directamente a la Farmacia los fármacos que ha elaborado. Se los compra a precio muy accesible y la mayoría de las veces a crédito. Mantiene unos inventarios y tiene un histórico de desplazamientos por producto. No le paga a la farmacéutica hasta no haber desplazado sus productos, para lo cual, la farmacéutica debe hacer lo necesario en promocionarlos bien con los médicos y/o decisores de compra de bancos u hospitales.
3. FARMACIA. Tiene los fármacos a la disposición del cliente. En la venta minoritaria tiene un porcentaje de ganancia. Algunas farmacias en México (de cadena) son beneficiadas porque consiguen el fármaco a mejor precio negociando adecuadamente con los mayoristas. Por el alto poder de compra de las farmacias de cadena, se dejan “fuera de la jugada” a las farmacias pequeñas. Es importante mencionar que también las farmacias negocian con el representante médico comprar más piezas de su medicamento si por cada pedido de 10, 20 ó 30 cajas el representante médico regala algunos originales de obsequio que la farmacia entonces puede vender. Los obsequios a los farmacéuticos también forma parte de estas negociaciones.
4. REPRESENTANTE MÉDICO. Hace el sandwich en esta cadena y requiere una serie de habilidades de negociación en todos los niveles. Además de negociar con farmacias y llenarlas con los fármacos de su compañía para “inflar” las ventas de cierto período de tiempo, lo más importante que debe hacer es CONVENCER al médico de que su fármaco es el mejor para entonces generar las recetas y que el paciente acuda a la farmacia por él. No escribiré ahora las formas de CONVENCIMIENTO que el representante médico utiliza con los médicos. Imagínense cualquiera y seguro que alguna vez alguien la habrá utilzado. La mayoría de los representantes médicos obtienen mayores ingresos por las comisiones que cobran por haber vendido más fármacos en la zona que tienen asignada, por lo que algunos de ellos apuestan todo por conseguir resultados de venta más favorables.
5. MEDICO. Tiene una lista de medicamentos que puede prescribir. El paciente del banco acude a él y muchas veces es SOBREDIAGNOSTICADO para que entonces se puedan desplazar más cajas del medicamento que le ha promocionado el representante médico. También puede recibir órdenes de sus superiores para desplazar alguna marca específica. La lista de las peticiones de “obsequios” de parte de los médicos (los que deciden entrar en este “juego”) a los representantes médicos a cambio de recetas, también es interminable. Por poner un ejemplo, muchas veces se solicita la asistencia a congresos. Y para que no se vea como “obsequio” se le da el nombre de EDUCACIÓN MÉDICA CONTINUA y entonces así sí es “legal” dar este tipo de apoyo. No hace falta explicar lo evidente: el principal motivador es viajar a algún sitio turístico donde se realiza dicho congreso. Por supuesto aquí también aparecen muchos beneficiados.
6. ASEGURADORA. Presta los servicios de salud a los empleados bancarios (para el caso de este ejemplo). Tiene control sobre los médicos que ha contratado a salarios muy bajos (que finalmente influye para que los médicos terminen “vendiéndose” con los laboratorios farmacéuticos para tener ingresos extra). Normalmente la aseguradora que gana la concesión es aquella que ha ofrecido mejores convenios. Tienen poder poder de negociar con las farmacias y los laboratorios farmacéuticos e incluso hasta con los médicos y representantes, una vez que han conseguido ser los que prestarán los servicios de salud a cierto sector de la población (como los empleados bancarios).
7. BANCOS. Sólo ejercen su presupuesto, de varios miles de pesos. En convenios previos con las farmacéuticas, han seleccionado el “mejor fármaco” y lo único que hacen es pagar a quien corresponda.

En la vida real esto es mucho más complejo. Sólo visite un día la ciudad de México y verá con asombro que se están construyendo grandes hospitales y consultorios de atención médica primaria y de especialidades por la iniciativa privada. Seguro que es una inversión muy redituable. Estos son otros protagonistas de esta red.

Quiero concluir diciendo que obviamente existen actores de los aquí mencionados totalmente éticos, no obstante las tantas formas de contaminarse con mucha facilidad.

¡El gran NEGOCIO DE LA SALUD! ¿Ocurre esto sólo en México o en su país pasa algo similar?

Esta es la tercera y última parte. Para leer las dos partes anteriores haga click en cualquiera de estos dos enlaces:

Negocio de la salud (Primera parte)
Negocio de la salud (Segunda parte)

NUEVA LEY DE SALUD SEXUAL Y REPRODUCTIVA

Ley del aborto

Este tema médico se ve notablemente influenciado por lo religioso, que al mismo tiempo tiene en gran medida tintes políticos. Habría que escuchar a Rajoy, presidente del Partido Popular en España, que quiere evitar que esta ley se ponga finalmente en práctica. Basta leer un artículo recientemente publicado cuyo título nos puede dar una idea de su contenido: “¿Cuántos sondeos necesitara Rajoy para derogar la ley del aborto?”. Y por el lado opuesto, también ha habido frases de personajes como Zapatero, presidente del gobierno español, a favor de esta práctica que dice que exterminar niños no nacidos es “oportuno y proporcionado”. Para la Iglesia Católica el aborto es privar de la vida a un ser vivo que ya ha sido gestado desde que el espermatozoide ha fecundado el óvulo materno (“en cuanto los 23 cromosomas del espermatozoide se encuentran con los 23 cromosomas el óvulo, toda la información necesaria y suficiente esta allí, reunida en el ADN para determinar todas las cualidades de un nuevo ser humano”).

El aborto inducido es uno de los mayores debates de los tiempos recientes en la sociedad española, incluido en la NUEVA LEY DE SALUD SEXUAL Y REPRODUCTIVA E INTERRUPCIÓN VOLUNTARIA DEL EMBARAZO que se publicó hace un mes y que entrará en vigor dentro de tres meses más, el 5 de julio de este año.

Algunos aspectos de esta ley incluyen la impartición obligatoria de clases de educación sexual en todos los niveles educativos preuniversitarios y que los estudiantes de medicina y los de enfermería tengan una formación curricular en salud sexual y reproductiva. De igual manera será obligatorio aprender la práctica clínica de la interrupción voluntaria del embarazo.

Esta práctica, casi siempre se ha hecho “a escondidas”, utilizando métodos poco seguros y con alta dosis de clandestinidad.

¿A que le llamamos aborto inducido?
El aborto inducido (del latín abortus o aborsus, de aborior, ‘contrario a orior’, ‘contrario a nacer’), también llamado interrupción voluntaria del embarazo o IVE, consiste en provocar la finalización prematura del desarrollo vital del embrión o feto para su posterior eliminación (con o sin asistencia médica, y en cualquier circunstancia social o legal).
Los abortos inducidos se diferencian principalmente en dos grupos: el quirúrgico y el médico.
El aborto quirúrgico tiene una morbilidad ocasionada por algunos factores determinantes como la edad gestacional, el método de interrupción, la edad y el número de partos. Se tienen datos de que la tasa más baja de complicaciones graves se presenta cuando el procedimiento es realizado entre las 7 y 8 semanas de amenorrea. “Las complicaciones del aborto quirúrgico son la infección, el desgarro cervical, la evacuación incompleta, la perforación uterina, la hemorragia y las complicaciones debidas a la anestesia. Se ha sugerido, pero no se ha confirmado, que los procedimientos inseguros se asocian con infertilidad, abortos espontáneos y bajo peso al nacer en los embarazos posteriores, además de las complicaciones mencionadas anteriormente”.
Por otro lado, el aborto médico incluye la administración de algún fármaco que contenga: prostaglandinas, mifepristona sola, mifepristona con prostaglandinas y metotrexato con prostaglandinas.
En la Biblioteca Cochrane Plus encuentra una revisión de estos dos métodos, así como los antecedentes del uso de estos fármacos desde su autorización en Francia y China en 1988.
Independientemente del tipo de aborto realizado, hay pocos estudios que hablen de las repercusiones en la salud, tanto física como psicológica de cualquiera de estas prácticas.
He encontrado alguna frase digna de reflexión, sin pretender con esta manifestar alguna postura a favor o en contra del aborto y sus consecuencias. He preferido mantener el idioma original para conservar la esencia de su autor: “It’s normal to grieve a pregnancy loss, including the loss of a child by abortion. It can form a hole in one’s heart, a hole so deep that sometimes it seems nothing can fill the emptiness”.

Algunas mujeres, por cuenta propia o con ayuda profesional, son capaces de superar este dolor y encontrar salud mental después de un aborto. Sin embargo es común encontrar mujeres que se sientan solas y tristes e incluso se auto-discriminen por haber abortado.
Las complicaciones derivadas de un aborto, incluso de uno bien realizado, son muy poco cuestionadas; la razón principal de esta ley es dar cumplimiento al deseo “legítimo” de las potenciales madres de no dar a luz al producto de la concepción y lograr que esto se haga de la mejor manera, evitando hacerlo de manera ilegal.
Por supuesto hay voces que se oponen al aborto, la más poderosa es la de la religión, que también considera de abortiva a la píldora del día siguiente. Bajo la perspectiva católica, el aborto inducido es una violación a unos de sus mandamientos: el de “no matarás”. Y este caso particular de infringir la ley de Dios es “tan grave” que es un “pecado” que la confesión ordinaria no absuelve y que priva del derecho a comulgar (excomunión) a todos aquellas personas involucradas en su planeación, sugerencia y/o consecución. No basta arrepentirse y confesarse para ser perdonado de esta “falta”, sino que se requiere la absolución de un obispo, el cual evalúa el caso y determina si el individuo (“asesino” o “cómplice de asesinato”) puede ser integrado otra vez al llamado “cuerpo místico” de la Iglesia.
El párrafo anterior parece no tener fundamentos donde se soporte con fuerza y sólo leer las palabras entrecomilladas (queriendo expresar en esta ocasión con las comillas lo relativo de cada una de ellas) pondría en tela de juicio la ponderación real de estas voces. Los líderes anti-aborto cada vez encuentras menos recursos para sostener su defensa. He encontrado, no obstante, un documento pontificio de gran peso que da razones suficientemente válidas que, sin ser un artículo médico basado en la evidencia, habla de las razones (sus razones) de por qué no se debe inducir un aborto y por qué lo consideran como un asesinato. Fue publicado ya hace varios años en 1995 y redactado por el anterior jerarca de la Iglesia Católica, Juan Pablo II. Es interesante leerlo para tener otra visión de este tema. Se llama Evangelium Vitae y habla no sólo de este asunto si no también de otros igualmente polémicos como la Eutanasia y la fecundación in vitro. En cuanto al aborto, examina la evidencia genética y de otras fuentes para establecer el valor de la vida aún no nacida. Acoge incluso detalles rigurosamente científicos y, por citar un ejemplo, menciona en tono de asombro: “¿Cómo se puede pensar que uno solo de los momentos de este maravilloso proceso deformación de la vida pueda ser… dejado a merced del arbitrio del hombre?” (No. 44). A la evidencia científica le añade innumerables referencias bíblicas sobre lo que significan los niños y la maternidad. Obviamente este documento es de corte religioso y se requerirá de total disposición para su lectura y el hacerlo nos puede dar otra visión del tema y sabremos por qué es tan difícil pretender hacer cambiar de opinión a los católicos conservadores. Leer este documento oficial del Vaticano, nos puede dar herramientas para un mejor diálogo con los líderes que están a favor del no aborto para ponernos un momento en sus zapatos, verlo desde su perspectiva y lograr un acuerdo más cordial. Si decide acceder a este documento y descargarlo haga click aquí.

Se considera que prácticamente es un hecho la entrada en vigor de esta ley. Los “hilos finos” de la misma eran la inclusión “autorizada” de esta práctica a niñas desde los 16 años. Lo cual en la última actualización del anteproyecto de ley se ha hecho ya. Será interesante leer un artículo al respecto publicado en el periódico ABC.
(Boletín Oficial del Estado publicó el pasado 4 de marzo (BOE). ¿Qué ha pasado desde entonces? Las chicas de 16 y 17 podrán abortar con el consentimiento de sus progenitores).

Sugiero la lectura de un artículo para tener una visión más amplia de este tema de lo que ha pasado en otros países. Aquí lo encuentra en versión PDF.

Para terminar dejo una frase dicha en la Universidad de Notre Dame, hace un año en Indiana, por Obama, presidente actual de los Estados Unidos y uno de los líderes más influyentes del mundo: “Maybe we won’t agree on abortion, but we can still agree that this heart-wrenching decision for any woman is not made casually, it has both moral and spiritual dimensions. So let us work together to reduce the number of women seeking abortions, let’s reduce unintended pregnancies… Now, understand — understand, Class of 2009, I do not suggest that the debate surrounding abortion can or should go away”
(Ver texto completo del discurso en PDF).

El burnout una situación a evitar

En una de las clases de la semana pasada, tratando los temas de motivación y liderazgo surgió el concepto de burnout al hablar de aquellos profesionales muy productivos pero también muy insatisfechos.
El término de burnout fue utilizado en el campo de la Medicina por primera vez en 1974 por Herbert Freudeberger, un psicólogo estadounidense que trabajaba como voluntario en una clínica para toxicómanos y que observó un proceso que se repetía en sus compañeros. Al principio llegaban llenos de ilusión y con ganas de cambiar el mundo. Sin embargo, poco a poco esa ilusión se iba perdiendo al contacto con la realidad del mundo de la droga y , aproximadamente al año, un porcentaje importante de ellos tenían trastornos emocionales, se sentían tristes y con síntomas de cansancio emocional. Además mostraban conductas poco compresivas hacia los pacientes e incluso, en algunos casos, cierto grado de hostilidad hacia ellos culpabilizándoles de su estado.

Desde entonces el síndrome de burnout ha sido muy estudiado. La definición más ampliamente aceptada es la que dieron Maslach y Jackson en 1986: el síndrome de burnout es una respuesta inadecuada a un estrés emocional crónico cuyos rasgos principales son: un agotamiento físico y psicológico o emocional, una actitud fría y despersonalizada en relación con los demás y un sentimiento de inadecuación para las tareas que se han de realizar. Existen muchos factores estresantes pero el concepto de burnout se refiere específicamente al estrés que aparece como resultado de la relación entre una persona y su trabajo cuando este consiste en ayudar a otras personas (trabajadores de servicios sociales, sanitarios, educativos,…)

Dicho síndrome puede repercutir tanto en la vida personal y familiar del profesional ( manifestaciones psicosomáticas, absentismo laboral, conductas violentas, conductas de riesgo, abuso de fármacos y alcohol, distanciamiento afectivo) como en su vida laboral (insatisfacción y deterioro del ambiente de trabajo, disminución de la calidad y aumento de los costes del servicio que presta, reconversión profesional o abandono de la profesión).

Existen múltiples factores de riesgo para su desarrollo. Algunos en relación con la práctica clínica como son el contacto cotidiano con la enfermedad y la muerte, las exigencias de los pacientes motivadas por las nuevas expectativas sociales sobre la salud, el manejo de la incertidumbre o la percepción de falta de apoyo social. Otros relacionados con las características individuales como el ser una persona idealista. Y también hay factores de riesgo en relación con la organización como la burocratización, la insuficiencia de recursos o la turnicidad y nocturnidad. Seguramente sea una combinación de factores lo que hace que un médico termine “quemado”.

Lo alarmante es que en España hay varios estudios que estiman la prevalencia de este síndrome en profesionales sanitarios y que arrojan cifras de entre el 23% al 58%. Hace unos meses se publicaba en el Diario Médico un artículo que establecía en un 40% el porcentaje de médicos de atención primaria con síntomas de “desgaste”. Así que viendo estas cifras me pregunto: ¿Se puede permitir un sistema sanitario tener a un porcentaje tan alto de médicos “quemados”? En clase se habla con frecuencia de la sostenibilidad de los sistemas sanitarios, ¿es esto sostenible? ¿no deberían los gestores reflexionar acerca de este problema que hace que disminuya la calidad del servicio y que aumenten los costes?

No tengo las soluciones pero pienso que sería útil por un lado formar a los profesionales en el manejo de las emociones de forma que puedan convivir con el dolor, el sufrimiento y la muerte con el menor coste emocional posible. Por otro lado creo que los equipos deberían compartir además de experiencias puramente clínicas otro tipo de experiencias de la práctica diaria más relacionadas con el manejo de situaciones difíciles. Además pienso que los profesionales deben ser escuchados y que la organización debería intentar dar respuesta a las necesidades detectadas. Otro aspecto que me parece que ayudaría a solucionar este problema es que la administración sanitaria, por un lado, dejase de generar en los ciudadanos expectativas irreales sobre lo que el sistema sanitario les va a ofrecer. Y que por otro lado, realizase una gestión y distribución de los recursos coherente, que permitiese ofrecer la mejor atención a la población a través de unos profesionales que se sientan reconocidos y satisfechos con su trabajo.

Considero que el burnout es un problema complejo y difícil de resolver pero que no por ello debe ignorarse sino que debería considerarse como un aspecto prioritario a resolver en la agenda de los gestores interesados en mantener la salud de su organización a corto, medio y largo plazo.

HORARIO DE VERANO 2010

No afecta la salud.

En Europa, desde este domingo 28 de marzo a partir de las 2 de la madrugada, hora peninsular, los relojes deberán adelantarse una hora.

El motor principal de la implementación de esta medida es el ahorro energético: hablando de España, por mencionar un ejemplo, hasta 300 millones de euros, según sale publicado en La Vanguardia.

Pero, ¿qué tanto me impacta en mi bienestar el dormir “una hora menos”?

Se dice que el organismo puede adaptarse a este cambio en un máximo de 72 horas, por lo que no implica ningún riesgo para la salud. Esto es comprobable por cada persona y difícilmente habrá alguien que a la semana de haberse dado el cambio de horario tenga alguna sensación de estar sintiendo algún malestar originado por el mismo. Incluso las personas que por viajar se han sometido alguna vez al “jetlag” y que llegan a cambiar hasta 12 horas de diferencia de su horario habitual, normalmente se habrán adaptado antes de una semana de dicho cambio.

He encontrado en una página web, algunos datos interesantes de las repercusiones en salud por el cambio de horario y cito de la misma textualmente lo siguiente:

“No obstante, desde que se implementó la medida (el horario de verano) se fueron generando inquietudes de diversos sectores de la sociedad por saber si el cambio de horario tendría repercusiones en la salud de la población, por lo que las autoridades gubernamentales han ido recopilando e integrando información bibliográfica, opiniones especializadas y resultados de investigaciones, quienes concluyen, muy claramente, en que el Horario de Verano no tiene impactos negativos sobre la salud”.

Para más detalles de algunas de estas conclusiones de click aquí.

Lo que me resta decir es que para aquellos que disfrutamos de los días soleados, podemos sacar beneficio a este cambio de horario, ya que podríamos tomarlo como sinónimo de una hora más de luz natural en nuestras vidas. Así que ¡a disfrutar del sol de verano 2010 en la apenas recién llegada primavera!

Economía y tamaño de población

  • Entre otras cosas y hablando de economía social y neurológica, me surgen algunas inquietudes, por ejemplo si  ¿En nuestros pueblos somos pobres por ser muchos  o…..  somos muchos por ser pobres? A lo que se puede describir  El mundo es más pobre. Una vez que el Banco Mundial introdujo nuevas y más precisas medidas de precios de Asia a sus indicadores de pobreza, el número de personas viviendo por debajo de la línea de pobreza se ha reducido en cerca de quinientos millones menos de lo esperado. Una cuarta parte de las personas que viven en países en vías de desarrollo viven en pobreza extrema. No pueden consumir los suficientes alimentos para saciar sus necesidades calóricas. Tienen hambre.

Cifras anteriores estimaban el número de pobres extremos en 931.3 millones; en realidad, la pobreza alcanza los 1,376.7 millones, de los cuales 46.1 millones viven en América Latina. Hay 445.3 millones más pobres en el mundo; más de 4 veces la población de todo México.

En 1991, Martin Ravallion, Gaurav Datt y Dominique van de Walle, tres destacados economistas del desarrollo, calcularon cuántos dólares se requerirían para comprar una canasta alimentaria básica en 33 países en vías– de desarrollo. Para hacerlo, era necesario conocer el precio de miles de productos en cada uno de estos países. Así, utilizando encuestas de precios, estimaron que era necesario un promedio de 1.25 dólares diarios para comprar los alimentos necesarios para sobrevivir (Ravallion et al 1991). Por cuestiones mediáticas, los 1.25 dólares se convirtieron rápidamente en la conocida “línea de pobreza” y fueron rebautizados como “un dólar diario.”

Los problemas de la ya famosa línea de pobreza del Banco Mundial son varios. Primero, el número de encuestas disponibles varía en cantidad y calidad año con año. En 1983 se contaban con sólo 18 encuestas, mientras que en 1993 se tenían 480; el problema se agudiza porque son los países más pobres del mundo los que precisamente cuentan con menos encuestas de precios. Por ejemplo, antes de 2005 no se contaba con ninguna encuesta para China, todas las cifras de pobreza para dicho país eran simples estimaciones (1) . Esto generaba un sesgo considerable dado que una gran parte de la población pobre del mundo vive (vivía más bien) en China.

Segundo, sólo se cuenta con encuestas de precios a nivel país a pesar de que es bien sabido que los precios varían al interior de los mismos países. Puesto de otra forma, no cuesta lo mismo un kilo de frijoles en el mercado ambulante de Tecatitla, en el Estado de México, que en el Superama de Polanco, en el Distrito Federal.

Tercero, los precios varían también de acuerdo a la calidad de los productos. Ravallion y demás economistas del Banco Mundial sólo cuentan con información sobre el precio promedio del frijol, no sobre el precio de diferentes marcas y calidades de frijoles. Es probable que –por cuestiones de calidad y tipo de producto– el precio promedio del frijol en, digamos Bolivia, sea más caro que el precio que pagan los bolivianos pobres por el frijol que ellos consumen. Si esto es cierto, las estadísticas de pobreza estarían sobrestimando– el número de pobres en el mundo. Finalmente, el tipo de bienes consumidos por los pobres varían considerablemente de región en región. Ciertas aldeas en China consumen arroz como su principal alimento, mientras que otras consumen papa. La canasta utilizada por los investigadores no considera estas sutiles diferencias en el consumo dentro de cada país, lo cuál podría sesgar los datos de pobreza.

Independientemente de los problemas intrínsecos que conlleva la medición de los ingresos, la creación de una línea de pobreza objetiva ha sido un avance significativo en la lucha contra la pobreza. Fue gracias a ella que el mundo pudo perseguir una meta en común: reducir la cantidad de personas que viven en pobreza extrema a la mitad. En el año 2000, todos los miembros del la Organización de las Naciones Unidas aprobaron la “Declaración del Mileno” en la que se comprometieron a reducir en un 50% la pobreza de 1990 a 2015 (2) .

De 1990 a 2005, la pobreza se ha reducido en 436.7 millones (Chen y Ravallion 2008). En términos porcentuales, mientras que el 41.6% de los habitantes de países en vías de desarrollo vivían en pobreza, ahora sólo el 25.2% vive en dichas condiciones. Dicha reducción sería significativa si no fuera por que hay importantes diferencias regionales en la efectividad del alivio a la pobreza.

Los únicos países del mundo que han reducido su pobreza son China e India. Por lo que podemos decir que SI SE PUEDE Del casi cuarto de millón de personas que dejaron la pobreza durante los últimos quince años, un total de 475.5 millones son Chinos. De hecho, si excluimos a China de las estadísticas, ¡el mundo sólo ha reducido la pobreza en 38.8 millones! Aún más preocupante es el hecho de que en varias regiones del mundo, entre ellas América Latina, África, Europa del Este, Asia del Sur y el Medio Oriente, ha aumentado la pobreza. El número de pobres en África ha aumentado en 91.5 millones, y en 3.2 millones en América Latina (Chen y Ravallion 2008).

La tragedia africana resulta particularmente desconcertante. África concentra la mayoría de los esfuerzos en materia de reducción de la pobreza. Varios países africanos (i.e. Zaire en los noventa o Madagascar actualmente) reciben en ayuda humanitaria lo equivalente a varias veces su Producto Interno Bruto; Etiopía se ha convertido en un laboratorio de programas para la reducción de la pobreza y el aumento en el capital humano. Aún así, poco o nada se ha logrado. Las herramientas utilizadas en el combate a la pobreza han resultado ineficaces. La pobreza aumenta.

  • Ahora bien  ¿Puede relacionarse  esto con el índice de violencia y delicuencia?,  y   una posible respuesta a este problema global, un tanto extremista podría ser otra pregunta ¿Por qué se redujo abruptamente la delincuencia en Estados Unidos de 1970 a 1990? Esta fue la pregunta de investigación de John Donohue, doctor en economía por la Universidad de Yale, quien ha enfocado sus estudios al impacto de las políticas públicas en el empleo, en la violencia y en la delincuencia, se vio de pronto muy intrigado al no encontrar una explicación satisfactoria sobre el extendido y persistente decremento del crimen en su país y la casi nula correlación con factores generalmente asociados, tales como los niveles de encarcelamiento, el número de policías, la tasa de empleo, el ingreso per cápita o la tasa de pobreza; y más aún, al observar que ciudades sin estrategias específicas para mejorar el trabajo policiaco, como Los Angeles, registraban también un sustantivo declive de la delincuencia. En colaboración con Stephen Levitt, economista del MIT y profesor de la Universidad de Chicago, se dieron a la tarea de profundizar en el análisis de otros factores y fueron sorprendidos al descubrir que la única variable explicativa era el acceso a servicios de aborto legal.

Efectivamente, El impacto de la legalización del aborto en la delincuencia, estudio publicado en mayo de 2001 por el Quarterly Journal of Economics, ofrece evidencia de que la legalización del aborto contribuye significativamente a la reducción de la delincuencia. En los cinco estados donde se inició desde 1969 la liberalización del aborto bajo ciertas circunstancias (Nueva York, Washington, Alaska, Hawai y California) la reducción de la delincuencia comenzó más tempranamente que en el resto. Los estados con tasas más altas de aborto en los años 70 y 80 presentan las mayores reducciones de delitos en los 90; en otros se registra un declive del crimen entre jóvenes que nacieron posteriormente a la legalización nacional del aborto, y que presentaron una alta incidencia de aborto, llevando control estadístico sobre el factor del boom económico.

Entre las correlaciones importantes hay que señalar que la edad pico para la actividad criminal se ubica entre los 18 y los 24 años, que es el tiempo relativo en que empezó a declinar la delincuencia, y que se presentaron tasas desproporcionadamente altas de aborto entre madres pobres y con baja escolaridad, cuyos hijos califican con probabilidad estadística para convertirse en delincuentes, así que el estudio también enfatiza que el riesgo de criminalidad sigue siendo una de las consecuencias de la inequidad social.

Los investigadores afirman: “Nosotros solamente encontramos que los niños no deseados son más propensos a cometer delitos que los que fueron deseados” y ante discusiones sobre posibles intereses ideológicos o clasistas se defienden: “No consideramos que abortar sea un buen método para prevenir el delito”. El estudio concluye que la legalización del aborto da cuenta de 50 por ciento de la reciente reducción de los delitos (sobre todo homicidio, robo y violencia) y que la evidencia es consistente: se reducen las tasas con un intervalo de 20 años.

El aumento del encarcelamiento entre 1991 y 1997 creció 50 por ciento en este periodo, pero el crimen descendió a 10 por ciento, así que juntos, aborto y aumento del encarcelamiento explican en mucho, si no es que el total del decremento de la delincuencia. La mitad de los delitos ocurridos en Estados Unidos fueron cometidos por individuos que nacieron antes de la legalización del aborto y fueron remplazados por agresores que nacieron después; asimismo, se puede decir que en el futuro las tasas de delincuencia seguirían en descenso a razón de uno por ciento en los siguientes dos años.

“Aunque ese descenso es un fenómeno muy positivo -señalan los autores-, el vínculo entre el aborto y el crimen no debe ser interpretado como respaldo al aborto ni como un llamado a la intervención del Estado en decisiones que sólo competen a las mujeres. Es necesario considerar que las adolescentes, las solteras y las mujeres pobres son quienes más enfrentan embarazos no deseados y que las opciones de vida de quienes nacen únicamente porque sus madres no pudieron abortar son relativamente opacadas frente a los bebés que sí fueron deseados, y cuya probabilidad de ser delincuentes es baja.”

Ser deseado y esperado no debiera ser un lujo, sino un derecho. Ojalá que los legisladores de la Asamblea de Representantes del Distrito Federal logren despenalizar el aborto cuando obstruye los proyectos de vida de la progenitora. Para que todas y todos los futuros habitantes de la ciudad de México puedan contar con una madre o unos padres que los esperan, preparan cuidadosamente su llegada y atenderán durante años sus necesidades para que nunca se vean orillados a cometer crímenes.

  • Sin embargo no debe concretarse a que el  al aborto es la única solución para disminuir la pobreza, y así mejorar la economía de un país y los gobiernos tomar medida en el asunto e instaurar estrategias más profundas y eficientes, basados en evidencia (Como lo logro China e India) dando más opciones de accesibilidad a la información y al planificación familiar para desmitificar y cuando hay una ciudad informada puede empoderarse del proceso, la clave es la educación con razón a la población y si los estudios nos demuestran que cuando hay menos niños no deseados mejoran indicadores tales como la delincuencia, esta será una consecuencia del proceso.

J Q otR pS t; line-height:normal;mso-list:l0 level1 lfo1′>Ahora bien  ¿Puede relacionarse  esto con el índice de violencia y delicuencia?,  y   una posible respuesta a este problema global, un tanto extremista podría ser otra pregunta ¿Por qué se redujo abruptamente la delincuencia en Estados Unidos de 1970 a 1990? Esta fue la pregunta de investigación de John Donohue, doctor en economía por la Universidad de Yale, quien ha enfocado sus estudios al impacto de las políticas públicas en el empleo, en la violencia y en la delincuencia, se vio de pronto muy intrigado al no encontrar una explicación satisfactoria sobre el extendido y persistente decremento del crimen en su país y la casi nula correlación con factores generalmente asociados, tales como los niveles de encarcelamiento, el número de policías, la tasa de empleo, el ingreso per cápita o la tasa de pobreza; y más aún, al observar que ciudades sin estrategias específicas para mejorar el trabajo policiaco, como Los Angeles, registraban también un sustantivo declive de la delincuencia. En colaboración con Stephen Levitt, economista del MIT y profesor de la Universidad de Chicago, se dieron a la tarea de profundizar en el análisis de otros factores y fueron sorprendidos al descubrir que la única variable explicativa era el acceso a servicios de aborto legal.

Efectivamente, El impacto de la legalización del aborto en la delincuencia, estudio publicado en mayo de 2001 por el Quarterly Journal of Economics, ofrece evidencia de que la legalización del aborto contribuye significativamente a la reducción de la delincuencia. En los cinco estados donde se inició desde 1969 la liberalización del aborto bajo ciertas circunstancias (Nueva York, Washington, Alaska, Hawai y California) la reducción de la delincuencia comenzó más tempranamente que en el resto. Los estados con tasas más altas de aborto en los años 70 y 80 presentan las mayores reducciones de delitos en los 90; en otros se registra un declive del crimen entre jóvenes que nacieron posteriormente a la legalización nacional del aborto, y que presentaron una alta incidencia de aborto, llevando control estadístico sobre el factor del boom económico.

Entre las correlaciones importantes hay que señalar que la edad pico para la actividad criminal se ubica entre los 18 y los 24 años, que es el tiempo relativo en que empezó a declinar la delincuencia, y que se presentaron tasas desproporcionadamente altas de aborto entre madres pobres y con baja escolaridad, cuyos hijos califican con probabilidad estadística para convertirse en delincuentes, así que el estudio también enfatiza que el riesgo de criminalidad sigue siendo una de las consecuencias de la inequidad social.

Los investigadores afirman: “Nosotros solamente encontramos que los niños no deseados son más propensos a cometer delitos que los que fueron deseados” y ante discusiones sobre posibles intereses ideológicos o clasistas se defienden: “No consideramos que abortar sea un buen método para prevenir el delito”. El estudio concluye que la legalización del aborto da cuenta de 50 por ciento de la reciente reducción de los delitos (sobre todo homicidio, robo y violencia) y que la evidencia es consistente: se reducen las tasas con un intervalo de 20 años.

El aumento del encarcelamiento entre 1991 y 1997 creció 50 por ciento en este periodo, pero el crimen descendió a 10 por ciento, así que juntos, aborto y aumento del encarcelamiento explican en mucho, si no es que el total del decremento de la delincuencia. La mitad de los delitos ocurridos en Estados Unidos fueron cometidos por individuos que nacieron antes de la legalización del aborto y fueron remplazados por agresores que nacieron después; asimismo, se puede decir que en el futuro las tasas de delincuencia seguirían en descenso a razón de uno por ciento en los siguientes dos años.

“Aunque ese descenso es un fenómeno muy positivo -señalan los autores-, el vínculo entre el aborto y el crimen no debe ser interpretado como respaldo al aborto ni como un llamado a la intervención del Estado en decisiones que sólo competen a las mujeres. Es necesario considerar que las adolescentes, las solteras y las mujeres pobres son quienes más enfrentan embarazos no deseados y que las opciones de vida de quienes nacen únicamente porque sus madres no pudieron abortar son relativamente opacadas frente a los bebés que sí fueron deseados, y cuya probabilidad de ser delincuentes es baja.”

Ser deseado y esperado no debiera ser un lujo, sino un derecho. Ojalá que los legisladores de la Asamblea de Representantes del Distrito Federal logren despenalizar el aborto cuando obstruye los proyectos de vida de la progenitora. Para que todas y todos los futuros habitantes de la ciudad de México puedan contar con una madre o unos padres que los esperan, preparan cuidadosamente su llegada y atenderán durante años sus necesidades para que nunca se vean orillados a cometer crímenes.

  • Sin embargo no debe concretarse a que el  al aborto es la única solución para disminuir la pobreza, y así mejorar la economía de un país y los gobiernos tomar medida en el asunto e instaurar estrategias más profundas y eficientes, basados en evidencia (Como lo logro China e India) dando más opciones de accesibilidad a la información y al planificación familiar para desmitificar y cuando hay una ciudad informada puede empoderarse del proceso, la clave es la educación con razón a la población y si los estudios nos demuestran que cuando hay menos niños no deseados mejoran indicadores tales como la delincuencia, esta será una consecuencia del proceso.

Gestión de “CIBER – CONDRIACOS”

El día de hoy sale en el periódico italiano El Corriere de la Sera, un artículo que habla de un gasto sanitario de 2,8 millones de euros al año en Reino Unido, por tratar hipocondriacos. Y aclara que esa cifra es sin contar el tiempo del médico.

Definitivamente este es un gasto sanitario que crece proporcionalmente en todo el mundo: enfermos que creen estarlo y realmente no lo están. Uso indiscriminado de fármacos que no curan y si pueden traer repercusiones a la salud.

Hay tantas formas de hipocondría, sin embargo, la reflexión de este día la quiero enfocar a una categoría especial: la de los “cibercondriacos” o enfermos de la Internet.

Un cibercondriaco es aquel que “busca información médica en Internet para ver qué le pasa y, cuando ve varias posibilidades, piensa que tiene lo peor”.

Esto se ha convertido en un “arma de doble filo” para el sistema sanitario. Un paciente que tecleea en google la palabra “headache” (del inglés: dolor de cabeza), encuentra 21.300.000 resultados del tema! Más de 21 millones de páginas que hablan del dolor de cabeza es una cifra escalofriante, que tan sólo pensar en contarla “ya me duele la cabeza”. Se habla de cifras, en España, que más del 80% de los usuarios del servicio sanitario acuden a consulta ya habiendo antes buscando información en la red… la cual incluso, ante la confusión que les generó de un padecimiento inexistente, acuden al médico para comprobar su hipótesis de enfermedad, de la cual ni el especialista puede contradecirles en gran porcentaje de los casos.

Hay en día hasta hay foros de cibercondriacos que comentan maravillas de sus tratamientos o le “echan tierra” a cierto medicamento porque en él tuvo algún efecto no deseado. Incluso tampoco faltan páginas del tipo “depresivosunidos.com”; y no dudaría que dentro de poco haya estudiantes que hablen de enfermedades nuevas como “europubhealth-itis” o “sindrome erasmus mundos agudo”.

Por otro lado, estamos enfermos de información. No sólo los pacientes, sino también los médicos. Esto considero que es peor aún.

Bajo el argumento que “ahora todo debe contrastarse”, pareciera que los años de formación académica y experiencia de un médico de poco sirven y no debe ser así. Se está formando una red de profesionales que dicen que siempre hay que “basarse en la evidencia”, que para eso existe la web, al extremo de que si un paciente llega con padecimiento de fácil manejo, el médico ahora duda de cómo debe tratarlo porque hay tantos estudios que ponen en duda su experiencia de años de ejercicio profesional.

Y todo esto, ¿cuánto cuesta al sistema sanitario? Será imposible hablar de cifras, pero sus resultados serán catastróficos si no se pone un alto a esto de la “cibercondría generalizada” de médicos y “pacientes”, una pandemia que parece no tener cura.

Si quiere profundizar más en el tema, hay publicado en la revista ‘The Annals of Pharmacotherapy’ un informe que subraya algunas de las debilidades de las búsquedas en la Red. Investigadores de la Universidad Nova Southwestern de Palm Beach (Estados Unidos) analizan en él la calidad de la información sobre fármacos publicada en la enciclopedia digital más famosa, la Wikipedia. Los autores compararon la información contenida en la Wikipedia con las de la base de datos de medicamentos de Medscape.

Termino este artículo con un chiste:

– Doctor, hace un mes mi mujer me engañó con un hombre y aún no me salen los cuernos. ¿Será falta de calcio?