GESTION AMIGABLE DE LA SALUD: G. A. S. Blog´s

.. x una Gestión5ngestión ..

Archivo para Atención Primaria

SAS: De la Teoría a la Práctica

El pasado ocho de abril terminó el plazo para entregar la solicitud de destinos de la Oferta Pública de Empleo de Médicos de Familia del SAS de 2007. Me gustaría hacer referencia a varios aspectos de este proceso que no me parecen adecuados ni justos.

En primer lugar aparece una nueva modalidad de plaza denominada “Dispositivo de Apoyo” que no depende de una Zona Básica sino de un Distrito. En estas plazas no están definidas las funciones que los médicos van a desempeñar. Nadie sabe responder a preguntas como: ¿cuál va a ser la jornada laboral en estos puestos?, ¿en que va consistir el trabajo?, ¿urgencias, sustituciones, guardias,…?, ¿se va a trabajar siempre en el mismo centro o va a suponer un continuo movimiento por los distintos centros del distrito? En principio, ante estas dudas sin resolver, parece que van a ser unas plazas de médicos para todo con el riesgo de convertirse en médicos de segunda.

En segundo lugar, las plazas de EBAP ofertadas corresponden a una Zona Básica pero no se especifican cuáles son las plazas dentro de ella. Esto supone que dentro de una misma zona existen consultorios que distan del centro de salud de referencia unos cuarenta minutos. No es lo mismo elegir una plaza sabiendo que se trata de un puesto en un Centro de Salud de un núcleo de población más o menos grande, en el que trabajan otros profesionales, con medios diagnósticos, posibilidades de investigación y docencia y cercanía al hospital de referencia, que elegir otra en un consultorio de un municipio aislado, con un acceso difícil al hospital o al centro de salud, en el que con suerte se puede contar con la compañía de una enfermera y que supone hacer un montón de guardias porque no hay personal para cubrir todos los días. No digo que uno sea mejor que otro pero sí que deberíamos tener la opción de elegir.

No sé muy bien porque se ha planteado la solicitud de destinos de esta manera. Puede que sea una estrategia para evitar que queden plazas en zonas distantes sin cubrir. Si es así, me parece poco honesto por parte de la dirección del SAS. Si es necesario cubrir plazas lejanas y poco atractivas me parece más justo con los profesionales plantearlo abiertamente, y conseguir que esas plazas cobren atractivo dotándolas de incentivos y condiciones laborales apetecibles .
Si la oferta de destinos se ha hecho de esta manera de forma involuntaria, entonces pienso que el equipo responsable debería reflexionar acerca de este error y debería procurar incluir en su organización a alguna persona en contacto con la realidad que sea capaz de ponerse en la piel de los más de 1400 profesionales que se han visto obligados a solicitar destinos bajo esta incertidumbre.

En tercer lugar, también quería mencionar el papel que los sindicatos han jugado en este proceso, aceptando esta situación sin esforzarse por conseguir más información. Creo que el trabajo que hemos hecho muchos de nosotros en calcular distancias, llamar a los centros y conseguir la información que la administración no ha dado, debería haber sido llevado a cabo por ellos.

Todo esto ha supuesto que los médicos y médicas que han superado este proceso de selección, preparados, ilusionados con la posibilidad de poder tener por fin, una plaza que les permita trabajar en mejores condiciones de lo que venían haciéndolo hasta ahora, han tenido que arriesgarse a solicitar destinos sin saber dónde ni cómo acabarán. Me parece una falta de respeto y de honestidad con personas comprometidas con su trabajo que llevan muchos años de estudio y preparación y a los que la administración debería cuidar y mimar en vez de ignorar.

No me imagino a un especialista solicitando destino sin saber de qué hospital se trata. El propio sistema es el primero que menosprecia a la Atención Primaria y a sus profesionales.

Me he visto afectada por esta situación a la vez que tengo la oportunidad de aprender un poco de gestión y, si algo me va quedando claro, es que en gestión hay muchas palabras bonitas y buenas intenciones que corren el riesgo de quedarse en eso y no convertirse en realidades.

En mi opinión, la administración debería empezar por tener una actitud coherente y respetuosa para tener credibilidad entre sus profesionales y conseguir que participen y se impliquen en el diseño y consecución de unos objetivos comunes dirigidos a mejorar la salud de la población.

¿Gestión participativa por objetivos? Muy atractivo pero hoy me suena a ciencia ficción.

La Reforma de la Atención Primaria en España

El concepto de Atención Primaria aparece por primera vez en el Informe Dawson en 1920, en el que se diferenciaba un nivel asistencial específico para los centros primarios de salud. En1978, la Conferencia de Alma Ata destaca la importancia de la Atención Primaria y se discuten los principales problemas sanitarios de los países en vías de desarrollo, estableciéndose que la Atención Primaria es la estrategia para alcanzar Salud para todos en el año 2000. En 1978 la OMS definía a la Atención Primaria como el primer eslabón de una atención de salud continuada y en el informe publicado en el 2008 señala la necesidad de reorientar los sistemas de salud hacia la Atención Primaria.
En España en 1978, el acuerdo con las Comunidades Autónomas facilitó la ordenación territorial sanitaria (RD 2221/1978, de 25 de agosto), mediante las normas de confección del mapa sanitario, requisito previo para la reestructuración de la Atención Primaria. En 1980 y 1982 se publicaron los mapas sanitarios de Cataluña y del País Vasco, respectivamente, con una primera planificación de necesidades y objetivos en cuanto a la red de centros de Atención Primaria. Asimismo, en 1978 se crea la especialidad de médico de familia, y es a partir de 1995 que se establece su obligatoriedad para el ejercicio en atención primaria. Las primeras modificaciones estructurales y organizativas introducidas en centros de medicina ambulatoria se realizaron en el año de 1981. En ese mismo año, se inició la transferencia a Cataluña, 1984 a Andalucía, 1988 Valencia y el País Vasco, hasta su finalización en el 2001, tal es así que el desarrollo y funcionamiento de la Atención primaria es competencia de cada una de las 17 Comunidades Autónomas. Bajo este contexto es que en 1984 se puso en marcha en España el proceso de reforma de la Atención Primaria de Salud, y en 1986 con la Ley General de Sanidad, se establece que el modelo sanitario español está basado en la Atención Primaria de Salud. Los principales cambios con la reforma de la atención primaria fueron: aproximar la atención sanitaria a la población a través de un modelo único para toda España (actualmente con excepción de las Entidades de Base Asociativa en Cataluña); incorporar una visión comunitaria de la atención sanitaria a través de la integración de los programas de promoción de la salud, de prevención de las enfermedades, y las actividades de curación; construir establecimientos de salud con material e instrumental adecuado; implementar una cartera de servicios (a partir del 2006 por Real Decreto 1030/2006, se establece la cartera de servicios comunes en todas las comunidades autónomas); ampliar el horario de trabajo, de 2 a 7 horas diarias, pago por salario a los profesionales de salud, distribución en cupos y la asignación de un médico de cabecera a los asegurados; señalar el papel de filtro para el médico, y con un cuadro de especialistas al que derivar de acuerdo a las necesidades de los pacientes; formar equipos interdisciplinarios/multidisciplinarios (médicos, enfermeras y pediatras) y fomentar el trabajo en equipo; introducir los primeros modelos de historia clínica como herramienta cotidiana de trabajo y su informatización, fomentar las actividades integrales en las visitas domiciliares; fomentar actividades no asistenciales (investigación, docencia, capacitación)etc. Y como con todo cambio, han surgido problemas, siendo los principales: en más de 25 años el gasto sanitario público ha permanecido en un 16% pese al incremento de necesidades de la población; la Atención Primaria se ha convertido en la puerta de salida, con los médicos de cabecera que incorporan actividades indicadas y que pueden ser realizadas por los médicos especialistas (prescripción de medicamentos, bajas y procedimientos); dificultad para formular políticas en el área de Salud Pública; rigidez de un sistema muy burocrático (las actividades de tipo burocrático suponen el 40% del tiempo del Médico); poca definición de los papeles de los distintos profesionales; dificultad de coordinación entre niveles asistenciales (primaria y especializada), falta de recursos formativos propios y de accesibilidad a los mismos; carencia de tiempo para formación y para adquisición de nuevas competencias; pérdida del prestigio de la medicina de familia (falta de autonomía y limitación de la capacidad resolutiva); falta de homogeneidad de los datos y de compatibilidad de los sistemas, entre las diferentes centros/hospital/comunidad autónoma, etc.
No se puede negar que la Reforma de la Atención Primaria ha dotado de material y personal en forma homogénea a toda España, tanto en el medio rural como en el urbano, sin embargo existen problemas por resolver. En 1991 se elaboró el Informe Abril en el cual se plantean recomendaciones al respecto. Además el Proyecto AP 21, 2007-2012, plantea 44 estrategias para la mejora de la atención primaria en España. Sin embargo, me gustaría saber: ¿de qué manera y a qué costo se conseguirán reducir los problemas hasta ahora existentes?.